Otorgan la certificación Rainforest Alliance a la primera finca ganadera de Costa Rica

21 de febrero, 2014

Se trata de la Finca Comercial del CATIE, en Turrialba, cuya principal actividad es la lechería

La Finca Comercial del CATIE (Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza), localizada en Turrialba,  obtuvo la certificación Rainforest Alliance y con esto se convirtió en la primera finca lechera de Costa Rica que recibe ese reconocido sello. Para ello, la finca debió cumplir las rigurosas normas que promueven el bienestar animal, la conservación de los recursos naturales, los derechos y el bienestar de los trabajadores, desarrolladas por la Red de Agricultura Sostenible (RAS).

cattle

“Esta primera certificación Rainforest Alliance en ganadería es muy importante para Costa Rica porque será un ejemplo para que los ganaderos del país conozcan que sí tienen alternativas para aminorar los problemas relacionados con su actividad, como la deforestación, la emisión de gases de efecto invernadero y el trato inapropiado de los animales”, comentó Ana Lucía Corrales, gerente  de certificación agrícola de Rainforest Alliance.

La norma solo se aplica a ganado con acceso a pastizales y los criterios cubren temas como el manejo de la tierra, los residuos de la actividad, infraestructura adecuada y bienestar animal. Las fincas que aspiran a tener la certificación Rainforest Alliance deben disponer adecuadamente sus residuos, prevenir ataques al ganado de cualquier felino silvestre, proteger las vías acuáticas naturales e implementar protocolos adecuados de bienestar animal. La certificación Rainforest Alliance también busca reducir la huella de carbono, lo cual se puede lograr ofreciendo a los animales  dietas de alta digestibilidad  --generando menos emisiones de metano--, procesando adecuadamente el estiércol y conservando los árboles en las parcelas de pastoreo, en reservas forestales o como cercas vivas.

“Para el CATIE obtener la certificación Rainforest Alliance en su Finca Comercial representa un reconocimiento muy importante. Lo más valioso de esto es que nuestra lechería realmente funciona como una finca comercial, en la cual las prácticas de sostenibilidad ambiental tienen que equilibrarse con la rentabilidad de las operaciones. De ahora en adelante esta finca se convertirá en un recurso de capacitación y educación que nos permitirá demostrar que si es posible producir conservando y conservar produciendo”, afirmó José Joaquín Campos, director general del CATIE.

La Finca Comercial del CATIE abarca en total más de 600 hectáreas que se dedican a la actividad forestal, caña de azúcar, café, ganado de engorde y leche. El hato total de la actividad ganadera es de 350 animales. El área dedicada a la actividad lechera, que obtuvo el sello Rainforest Alliance Certified™, corresponde a 73 hectáreas y cuenta con 135 vacas.  La leche producida se entrega a la Dos Pinos.

Desde el punto de vista ambiental, la propiedad incluye franjas de bosque con áreas de protección que limitan con secciones de café principalmente y la recorre parcialmente la quebrada El Zapote. Han iniciado el desarrollo de inventarios de biodiversidad (aves y mamíferos), en donde se destacan especies como la Lontra longicaudis, la cual está catalogada como amenazada de extinción, debido a la pérdida de su hábitat por la contaminación provocada por el ser humano.

Un aspecto que coadyuvo a la obtención de la certificación Rainforest Alliance fue la constatación de que los trabajadores cuentan con todos los beneficios otorgados por la legislación nacional y aquellos que residen en la finca, cuentan con viviendas en buen estado, electricidad y agua potable. 

“Obtener la certificación de Rainforest Alliance fue posible gracias a la integración y el trabajo conjunto de la Finca Comercial, el Programa de Ganadería y Manejo del Medio Ambiente (GAMMA) y el programa de Responsabilidad Social Institucional del CATIE. Además de enriquecer nuestra gestión, esta certificación nos permite posicionarnos como un referente en temas de ganadería sostenible. El hecho de contar con un modelo sostenible que sí funcione nos ayudará a incorporar nuevas prácticas para tener modelos pecuarios cada vez más eficientes desde la perspectiva financiera, ambiental y social”, concluyó Oscar Sanabria, director de Administración y Finanzas del CATIE.

Search form