Finca ganadera en Brasil es la primera en obtener la certificación de Rainforest Alliance

19 de junio, 2012

Un grupo de fincas en Brasil se convirtió recientemente en el primero en el mundo en obtener la certificación Rainforest Alliance para producción ganadera sostenible. Las  fincas, todas propiedad del grupo Fazendas São Marcelo Ltda., cumplieron con las rigurosas normas que promueven el tratamiento humanitario del ganado, la conservación de los recursos naturales y los derechos y el bienestar de los trabajadores. Las normas de certificación fueron desarrolladas por la Red de Agricultura Sostenible (RAS) en respuesta a la vasta destrucción de bosques causada por la actividad ganadera. IMAFLORA, el socio de la RAS en Brasil, fue el ente que realizó la certificación.

“La conversión agrícola para la producción ganadera es la principal causa de deforestación en la Amazonía”, dijo Tensie Whelan, presidenta de Rainforest Alliance. “El logro de Fazendas São Marcelo establece un excelente ejemplo para los ganaderos en toda América Latina, demostrando que el ganado, la vida silvestre y el ambiente pueden coexistir”.

Ubicadas en el estado de Mato Grosso, en el occidente de Brasil, las fincas cubren una superficie total de 32.000 hectáreas, incluida una reserva de 13.000 hectáreas en la Amazonía. Esta área protegida sirve de zona de amortiguamiento para los bosques naturales, así como de refugio y de hábitat migratorio para la vida silvestre. En total, cerca de 60.000 cabezas de ganado pastan en los potreros manejados de forma sostenible en las haciendas.

Ganado Además de proteger el hábitat para la vida silvestre, las fincas certificadas aseguran que los animales sean bien tratados y tengan acceso a pastizales con sombra de árboles, que los protegen de las altas temperaturas, el viento y la lluvia. Hay áreas de tratamiento médico y vacunación dentro de las fincas para ayudar a minimizar el estrés de los animales. Además, en vista de que el ganado es responsable del 18% de las emisiones de gases de efecto invernadero en el mundo, Fazendas São Marcelo provee a su hato de una dieta natural y fácilmente digerible para reducir las emisiones de metano.

Los cuidados de Fazendas Sao Marcelo se extienden a su fuerza laboral y sus familias. Como  la mayoría de los empleados de las fincas son hombres, se ofrece capacitación a sus esposas en la elaboración de artesanías y en cocina artesanal, estimulando así oportunidades para el progreso económico. La  más alejada y sencilla de las cuatro haciendas certificadas cuenta con una escuela privada para 20 niños residentes, mientras que la empresa apoya a las escuelas públicas cercanas a las otras propiedades, subsidiando la capacitación de maestros con el fin de mejorar la educación para los 10.000 estudiantes de las comunidades vecinas.

Según Arnaldo Eijsink, CEO del Grupo JD –el cual administra la empresa–, la norma de certificación apoya los valores y el enfoque de manejo de la compañía, ayudándole a dar un valor agregado a sus productos, mantenerse a la vanguardia y atraer compradores. El Grupo JD también administra viñedos certificados Rainforest Alliance.

“La certificación de Fazendas São Marcelo rompe un paradigma y demuestra que la producción ganadera puede llevarse a cabo con buen manejo de pastos, tratamiento humanitario de los animales, conservación de los recursos naturales y respeto por los trabajadores y las comunidades”, comentó Luís Fernando Guedes Pinto, gerente de certificación agrícola de IMAFLORA.

IMAFLORA promueve el programa de certificación ganadera en Brasil a través de su trabajo con otras ONG locales, como Amigos da Terra, con ONG internacionales  como National Wildlife Federation y con agencias gubernamentales.