Disfrutar del aire libre con la comodidad de muebles amigos del ambiente

10 de julio, 2008

Jensen Leisure Furniture, un fabricante de Australia de muebles de exterior de alta calidad, lanza una nueva línea confeccionada con Ipe, una madera tropical proveniente de bosques bolivianos certificados por la organización de conservación internacional Rainforest Alliance (Alianza para Bosques), según los estándares del Consejo de Manejo Forestal (FSC, por sus siglas en inglés).

La nueva línea de muebles se exhibió por primera vez en la pre-feria de la Asociación de Fábricas de Muebles Casual y de Verano en el Merchandise Mart, en Chicago, del 9 al 11 de julio pasado.

"En Rainforest Alliance estamos muy contentos de trabajar con Jensen, pues nos da la oportunidad de concientizar a los compradores en los Estados Unidos sobre los beneficios de optar por madera talada responsablemente y el por qué su elección hace la diferencia", dijo Mark Comolli, gerente de mercadeo del programa forestal de Rainforest Alliance. "Aunque vemos un incremento en la disponibilidad de muebles de exterior con certificación FSC entre los grandes minoristas de los Estados Unidos, la nueva línea de Jensen es la primera en centrarse en el mercado especial para productos de alta calidad, que por lo general demanda teca".

La madera utilizada en los muebles de Jensen son de bosques con certificación FSC y manejados por CIMAL/IMR, una compañía maderera basada en Bolivia, la primera en obtener el sello FSC en 1997 en ese país. Esa certificación fue la chispa que transformó en verde la industria forestal boliviana y ha llevado a la certificación de más de 2 millones de hectáreas de bosque, ubicando a Bolivia en segundo lugar, solamente después de Brasil, en el área forestal con certificación FSC en América Latina.

Jaguar

Las operaciones forestales con certificación FSC manejan sus tierras para asegurar su viabilidad a largo plazo y para cumplir con criterios ambientales, sociales y económicos que protegen el hábitat y a los trabajadores. Los consumidores que compran productos de madera -- tales como muebles y papel -- con el sello FSC saben que están contribuyendo a la conservación de la biodiversidad y a los derechos y bienestar de trabajadores y de sus comunidades.

La mayor parte de los bosques certificados de CIMAL/IMR, están situados en el bosque seco Chiquitano, uno de los más biodiversos del mundo. La región es hogar de armadillos gigantes, pumas, ciervos del pantano, caimanes en peligro de extinción y de varias especies de pájaros amenazados.

Hace más de diez años, la certificación fue la inspiración para CIMAL/IMR de enfocarse en mejorar su forma de manejar el bosque, poniendo nuevo énfasis en mapeo de árboles y en establecer los senderos y caminos, según la compañía.

Mientras que muchos aserraderos en la región tratan los desechos en forma incorrecta y ofrecen a sus trabajadores malas condiciones de vida, instalaciones sanitarias inadecuadas, y no cuentan con agua potable, las operaciones certificadas tales como CIMAL/IMR están invirtiendo en viviendas decentes para sus trabajadores, pozos de agua potable y otras mejoras en la infraestructura.

CIMAL/IMR estableció puestos médicos en las comunidades indígenas que son el hogar del 70 por ciento de sus empleados y paga para que los doctores los visiten regularmente. Además ofrece becas a los trabajadores y permite que trabajen horas flexibles para que puedan estudiar y trabajar al mismo tiempo. También, la compañía ha creado textos para las escuelas locales, los que incluyen temas ambientales para educar a niños sobre los beneficios del bosque y hacerlos relevantes en sus vidas.

"Nuestros empleados realmente creen en la certificación, están orgullosos de lo que hemos logrado y están buscando continuamente maneras de mejorar", dijo Francisco Roda, presidente de CIMAL/IMR. "Sin embargo, para hacerlo funcionar en el largo plazo, tiene que haber un mercado para los productos de madera que provienen de bosques manejados de forma responsable. Si no hay incentivo económico para mantener el bosque, se los convertirá para otros usos. Es por esto que estamos intentando educar a clientes y consumidores sobre lo que significa la certificación".

Jensen será la única compañía en los Estados Unidos que venda muebles que son de bosques con certificación FSC de CIMAL/IMR, cuando esta nueva línea esté disponible para los consumidores a principios de 2009. Jensen convirtió recientemente todos sus diseños de muebles a Ipe, debido a la oferta limitada de la madera dura australiana Jarrah que la compañía había utilizado desde 1991.

Columpio

Jensen también es miembro del Consejo de Muebles Sostenibles (SFC, por sus siglas en inglés), una organización sin fines de lucro, creada para promover prácticas sostenibles en la industria mobiliaria. Fundado en 2006, el SFC ahora tiene más de 200 miembros.

Cerca del 39 por ciento de americanos afirma preferir productos "ambientalmente amigables", según una encuesta realizada por la Agencia de Comunicaciones Cone, LLC, y el Centro de la Universidad de Boston para Ciudadania Corporativa, en el 2008. Además, 80 por ciento de los encuestados creen que la certificación por organizaciones de tercera parte puede desempeñar un papel de observadores y asegurar que el mensaje ambiental en estos productos sea el preciso.

Los muebles fabricados con madera de bosques certificados están cada vez más disponibles en Estados Unidos. Los minoristas importantes, incluyendo Crate & Barrel, Pier 1, Home Depot, ABC Carpet y Home, Target, Pottery Barn y Lowe's, cuentan con muebles de jardín con certificación FSC.

Search form