País necesita probar que sí es diferente

24 de septiembre, 2008

A Costa Rica le conviene esforzarse en demostrar que es un destino turístico sostenible, no solo promocionarse como tal.

Attention Journalists

Please refer to our contact list for a media representative in your region.

If you are on deadline and need an immediate response, please call instead of sending email.

View other press releases.

Digg This Story

No es un nicho de mercado ni un privilegio de algunos países para promocionarse. La sostenibilidad es un compromiso y un proceso que traería mayores beneficios al país si se contara con muestras sólidas de su trascendencia. Esa fue la opinión de Ronald Sanabria, director de Turismo de Rainforest Alliance, quien formó parte del panel de expertos sobre "Sostenibilidad del Destino Costa Rica como elemento diferenciador, y CST como herramienta de diferenciación", realizado como parte del XIV Congreso Nacional de Turismo.

El especialista reflexionó acerca de que actualmente nos limitamos a medir el éxito turismo contabilizando el ingreso de visitantes -- que aumentó un 13 por ciento en el primer semestre del 2008, según cifras reveladas por la Cámara Nacional de Turismo (CANATUR) -- o la creación de puestos de empleo asociados.

En su lugar, dijo, sería preferible documentar y comunicar la gran cantidad de esfuerzos liderados por las municipalidades, organizaciones no gubernamentales y la misma industria turística por acercarse cada día más al turismo sostenible.

Escaladora de rocas

Además, propuso la ejecución de acciones específicas como fundamentar cómo se invierte y apoya en conservación, en la reducción del uso de recursos (agua, energía), en la lucha por la equidad de género y en la mitigación de emisiones de carbono, entre otros.

Según el representante de Rainforest Alliance, esto es clave para que Costa Rica pueda en realidad distinguirse del creciente número de países que incluyen la sostenibilidad en sus discursos para promoverse pero que no miden sus alcances.

"Sí, sostenibilidad es un diferenciador en las campañas de destino, pero lo más favorable para que el país pueda usarlo como tal es pasar del discurso a los datos y a los hechos y contar con el respaldo técnico que demuestre que somos un destino sostenible y que mida el aporte real a la industria turística", señaló Sanabria.

Con respecto a las certificaciones, Sanabria reconoció su uso de como una de las herramientas más efectivas para lograr cambios en el campo y aplaudió el aumento de empresas interesadas en aplicarla. Sin embargo, manifestó que es necesario verla como parte de un conjunto de esfuerzos concatenados y no un fin en sí mismo.

Rainforest Alliance, junto a otros nueve reconocidos abanderados de la causa, forma parte de la lista de los "Watchdogs" del turismo sostenible, elaborada por la prestigiosa revista Conde Nast Traveler. La publicación consideró que esta organización forma parte de un esfuerzo por garantizar que lo que se ofrece como "verde" cuente con un verdadero asidero y no sea un simple lema mercadológico, y que si bien se vigila la protección del ambiente, también se ejerce supervisión en temas de derechos humanos, salarios justos y conservación de las culturas locales.