Productores agrícolas con nueva herramienta para mitigar y adaptarse al cambio climático

10 de febrero, 2011

El 10 de febrero de 2011, la organización conservacionista Rainforest Alliance y la Red de Agricultura Sostenible (RAS) presentaron el Módulo Clima: Criterios para la Adaptación y Mitigación al Cambio Climático, desarrollado en colaboración con la Fundación Interamericana de Investigación Tropical (FIIT), SalvaNATURA, una organización de conservación de El Salvador, la Asociación Nacional del Café, Anacafé y la Universidad del Valle, estos dos de Guatemala, y la Fundación Efico, y con el apoyo financiero de la Fundación Rockefeller, el importador de cacao y café Efico y Caribou Coffee.

La iniciativa representa un avance importante en el desarrollo de la agricultura “climate-smart”. Busca sensibilizar a los productores sobre los impactos generados por el cambio climático y promover la adopción de buenas prácticas agrícolas orientadas a la reducción de los gases efecto invernadero, incremento del carbono almacenado y el fortalecimiento de la capacidad de adaptación al cambio climático de los agroecosistemas.

“Los agricultores juegan un papel fundamental en la mitigación de los impactos negativos del cambio climático. La RAS y Rainforest Alliance, a través del lanzamiento de este módulo, introducen una nueva herramienta para que los productores puedan demostrar que las prácticas agrícolas amigable con el clima refuerzan el valor agregado de la Norma de Agricultura Sostenible y favorecen la transición a una producción agrícola con baja huella de carbono”, afirmó Gianluca Gondolini, gerente de proyectos de agricultura sostenible para Latinoamérica de Rainforest Alliance.

El proyecto nació en Guatemala en el 2008 con productores de café de los  departamentos de San Marcos, Santa Rosa y Jalapa, donde se realizó la medición del almacenamiento de carbono y se calcularon emisiones de gases de efecto invernadero en fincas certificadas Rainforest Alliance y no certificadas.

El módulo se consolidó como resultado de una consulta pública liderada por la RAS el año anterior donde se revisaron los criterios propuestos, y en la que participaron más de 350 actores interesados de 41 países. Adicionalmente se ejecutaron pruebas de campo y talleres presenciales en América Latina, África y Asia para comprobar el potencial de implementación del módulo en fincas de diferentes tamaños y sistemas de producción.

En diciembre pasado, el Módulo Clima fue aprobado por el Comité Internacional de Normas de la RAS y ahora los productores certificados de todas estas regiones pueden adoptar voluntariamente estas prácticas, las cuales se pueden verificar de manera conjunta con las normas de agricultura sostenible de la RAS. 

Los nuevos criterios sobre mitigación y adaptación al cambio climático no solo refuerzan las buenas prácticas que implementan las fincas certificadas, sino que se basaron en aquellas que ya han demostrado el mayor impacto en la mitigación y adaptación al cambio climático. La RAS también procuró que, sin dejar de ser rigurosos, dichos criterios sean accesibles y sencillos de implementar para los productores de países tropicales, además, que reporten beneficios en el largo plazo.

“El Módulo Clima es una herramienta práctica y accesible para el sector café, ya que permite que los productores implementen prácticas agrícolas amigables con el clima y motiva a los actores comerciales e industriales a que se comprometan para seguir reduciendo sus emisiones de carbono, y crear una cadena de suministro del café más verde”, afirmó  Katrien Delaet, de EFICO.

Las prácticas amigables con el clima pueden asimismo resultar en una reducción de los costos de producción y operación, mejorando la rentabilidad del productor al disminuir el consumo de energía y agua, generando subproductos a partir de desechos agrícolas y utilizando los fertilizantes de forma más eficiente.

“Hemos apoyado desde el principio el Módulo Clima de la Red de Agricultura Sostenible, con el objetivo de valorizar y reconocer a los productores de café por los servicios ambientales que aportan, así como para promover una caficultura sostenible y respetuosa con el ambiente”, agregó Nils Leporowski, vicepresidente de Anacafé.

Los productores que se comprometan con la implementación del Módulo Clima de la RAS podrán identificar los riesgos que representa el cambio climático en sus fincas y comunidades y prepararse para mitigar y adaptarse a sus impactos. Los productores podrán estimar el grado de vulnerabilidad ante eventos como sequías prolongadas e inundaciones severas, de las cuáles son objeto con mayor frecuencia e intensidad, y que hoy repercuten con alteraciones en las temporadas de cultivo y aumentos en los brotes de plagas y enfermedades.

También serán capaces de aumentar los niveles de carbono almacenado en sus fincas por medio de la restauración de tierras degradadas, la reforestación y mejoras en la conservación del suelo; contribuyendo a disminuir el impacto que la actividad productiva tiene sobre este reto de dimensiones globales.

La agricultura es una de las causas principales del cambio climático y responsable del 14% de las emisiones de gases efecto invernadero, principalmente por la erosión de suelos, las prácticas de irrigación, el uso descontrolado de fertilizantes y otros agroquímicos, la quema de biomasa y la actividad ganadera, de acuerdo con el Panel Intergubernamental Sobre el Cambio Climático (2007). Si consideramos la deforestación causada por la expansión de plantaciones agrícolas y forestales, la agricultura es responsable de un 30% de las emisiones totales. En este contexto, las estrategias que ayuden a minimizar los impactos de la agricultura sobre el cambio climático –tales como el Módulo Clima de la RAS– son vitales para solventar la demanda de alimentos de una población en crecimiento.