La sostenibilidad abre posibilidades a los empresarios en Guatemala

9 de septiembre, 2008

Tres empresas guatemaltecas se convirtieron, en marzo pasado, en las primeras en el mundo en lograr la certificación del Consejo de Manejo Forestal (FSC, por sus siglas en inglés) en la recolección de hoja de palma. De la mano de Rainforest Alliance, estos empresarios mejoraron sus prácticas de recolección y obtuvieron el certificado de FSC que les permiten reducir su impacto en el bosque al mismo tiempo que mejoran su acceso a los mercados e incrementan sus beneficios económicos.

Ese es solo un ejemplo de los resultados que han dejado 13 años de labor de Rainforest Alliance en Guatemala, los cuales fueron valorados ayer durante una actividad que contó con la presencia del Delegado Presidencial, Ing. Eugenio Gabriel. El evento, presidido por varios representantes de la Junta Directiva de Rainforest Alliance, convocó a las autoridades de gobierno, socios de la institución y otras ONG que trabajan en torno a la protección de la biodiversidad en Guatemala.

"Se compartieron las experiencias y éxitos alcanzados en Guatemala, al implementar negocios certificados sostenibles en pequeñas y medianas empresas, acceder a mercados internacionales de productos certificados sostenibles e incrementar la competitividad de los sectores agrícola, forestal y turismo, propiciando paralelamente la protección de la biodiversidad del país", detalló Miriam Barrera, gerente de Operaciones de Rainforest Alliance para Latinoamérica y España.

Años impulsando la competitividad sostenible

Rainforest Alliance inició labores en Guatemala desde 1995 cuando su socio, la Fundación Interamericana de Investigación Tropical (FIIT), certificó la primera finca de café en el departamento sureño de Santa Rosa (finca El Jute). Le siguieron los programas forestal, en 1998, y turismo, en el 2002.

Los logros acumulados desde entonces incluyen la certificación agrícola de más de 17,000 hectáreas dedicadas a la producción de cultivos como el banano, el plátano, la macadamia, el café y las plantas ornamentales.

Este tipo de certificación incluye 10 principios que procuran la conservación de ecosistemas y recursos hídricos, la protección de la vida silvestre, mejores manejos de los cultivos, del suelo y de los desechos, y también asegurar un mejor trato y condiciones de salud y seguridad para los trabajadores de estas fincas, entre otros.

En el campo forestal la organización ha certificado unas 462,000 hectáreas (entre bosque natural y plantaciones forestales), ha otorgado 11 certificados de Manejo Forestal y otros 8 de Cadena de Custodia a igual número de industrias, y ha asesorado a más de 30 pequeñas y medianas empresas en temas empresariales. La aplicación de estas pautas facilitó la venta de más US$ 12,000,000 en productos forestales certificados con valor agregado y ha generado más de 5000 empleos entre temporales y permanentes.

Además, atendiendo las más recientes demandas del mercado en el tema de cambio climático se apoyan siete iniciativas bajo el concepto de venta de carbono equivalente por deforestación evitada, en bosques naturales manejados sosteniblemente y fijación de carbono en plantaciones forestales.

Por otra parte, durante los seis años de trabajo por promover la sostenibilidad del turismo guatemalteco, la labor de Rainforest Alliance y sus socios, ha facultado el establecimiento de alianzas con cinco tour operadoras guatemaltecas, las que incluyen en sus paquetes vacacionales a los 42 negocios certificados por el programa de certificación nacional Green Deal y a los otros 78 empresas que forman parte del programa de Buenas Prácticas de la organización.

Y como resultado de los esfuerzos en capacitación destinados para conseguir estos logros, el país cuenta con 250 empresarios entrenados a en el campo de las buenas prácticas y la certificación en sostenibilidad, mientras que otras 1200 personas han participado en actividades sobre Buenas Prácticas de Manejo y estableció acuerdos con entidades académicas como la Universidad del Valle de Guatemala y la Universidad Rafael Landívar. Rainforest Alliance también trabaja en impulsar la conservación de Sitios Patrimonio de la Humanidad.

Según Ana Paula Tavares, directora adjunta y de Desarrollo de Rainforest Alliance, lo más importante es que la suma de éxitos alcanzados durante 13 años de labor en Guatemala les ha permitido contribuir con la conservación de sus recursos naturales y culturales y con la creación de mejores condiciones de vida para los pobladores.

"Se han brindado herramientas para que los grupos indígenas y los pequeños productores y empresarios, principalmente, puedan obtener una mayor participación en los mercados internacionales", añadió Tavares.

Search form