Planificación y capacitación de las pymes son claves para el éxito del turismo sostenible en el país

11 de mayo, 2012

 San José, Costa Rica. -- Contar con políticas y directrices de planificación, nacionales y locales que fomenten un desarrollo turístico sostenible, y dar  acceso a la información y a recursos financieros que permitan a las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) desarrollar servicios turísticos competitivos, son claves para que el país se fortalezca como destino sostenible.

Así lo aseguró Ronald Sanabria, vicepresidente de Turismo Sostenible de Rainforest Alliance, durante su intervención en el recién concluido Foro de Sostenibilidad y Felicidad, en el que recordó que de la lista de países más pobres, por lo menos 40 tienen al turismo entre sus 10 principales fuentes de divisas y que dependiendo del tipo de actividad que impulsen, efectivamente la industria puede convertirse en una verdadera alternativa para su progreso y bienestar.

En la Mesa de Discusión sobre Turismo Sostenible también participaron Rodolfo Lizano, director de planificación del ICT; Eduardo Villafranca, presidente de la Alianza de Negocios Responsables y Hans Pfister, presidente de Cayuga Sustainable Hospitality, quienes enfatizaron la importancia de un modelo de desarrollo turístico que asegure mayor derrama de ingresos en las comunidades y apostarle a un turismo de consciencia con la protección de la naturaleza y el bienestar de las comunidades anfitrionas.

El moderador del encuentro, Lawrence Pratt, del Centro Latinoamericano de Competitividad y Desarrollo Sostenible del INCAE, resaltó el aporte extensivo del turismo en Costa Rica, que atribuyó al modelo desarrollado, en el que prevalecen propietarios y administradores nacionales, con una escala pequeña y que tiene por objetivo conectar al visitante con la naturaleza y  la vida rural del país.

Sanabria destacó que por la experiencia acumulada en Rainforest Alliance, se encuentran convencidos de que es posible generar beneficios para la gente y conservar los recursos naturales a través del turismo sostenible. Más de 10 años de trabajo con empresarios, cámaras y ministerios, les permiten mostrar actualmente más de tres millones de hectáreas de bosque y otros ecosistemas y más de 30 mil familias beneficiadas a través de actividades turísticas verdes en America Latina.

En la medida de que en Costa Rica, como en gran parte de los países latinoamericanos, el turismo lo desempeñan empresas pequeñas y medianas, fortalecerlas y darles las herramientas necesarias es fundamental. “Facilitar capacitación, asistencia técnica práctica, medición de avances y mercadeo, son el foco de nuestra gestión con el fin de que la ejecución del turismo sostenible no se conviertan en un movimiento elitista, accesible solo a los que pueden pagar consultores”.

Sanabria agregó que también resulta imperativo universalizar el acceso a la información y el desarrollo de mecanismos de acceso a recursos financieros y técnicos que le permitan a todo tipo de negocio mejorar su competitividad a través de prácticas de sostenibilidad. Todo lo anterior de la mano del apoyo a factores externos que pueden determinar la supervivencia o no de las pymes en el mercado turístico, como seguridad, salubridad, infraestructura pública, educación, planificación territorial y existencia de políticas que fomenten un desarrollo turístico sostenible.

Sanabria celebró los incrementos en la visitación turística y en la generación de divisas, pero no dudó en calificar de caduco el método de basarse en ambos factores para medir el éxito de la  industria y se inclinó por aplicar marcos de evaluación para el desarrollo del turismo sostenible que permitan medir cómo la actividad turística contribuye a la protección de ecosistemas, a la conservación de agua y energía, al manejo de los desechos, al bienestar de los trabajadores y las comunidades.

Al recordar las cifras que se proyectan para el creciente número de viajeros en el mundo y particularmente procedentes de China, se preguntó cómo se está preparando el país para aprovecharlo y darle a esos viajeros información que les permita elegir su destino con mayor criterio, y sugirió hacer mejor mercadeo para que escojan empresas comprometidas con hacer la diferencia.

“Como miembros del Consejo Global de Turismo Sostenible, en Rainforest Alliance esperamos poder seguir contribuyendo para cada vez sean más los destinos y personas que se beneficias de una actividad turística social y ambientalmente responsable”, concluyó Sanabria.