Gente

La gente alrededor del mundo depende de bosques fuertes para obtener aire limpio, agua pura, alimentos, medicina y un clima estable. Los humanos ya hemos destruido o degradado más de la mitad de los bosques del planeta. Los que quedan en pie están amenazados por el ciclo destructivo y global de inequidad, pobreza rural y degradación de los paisajes.

La pobreza rural genera deforestación

Se estima que 767 millones de personas están viviendo por debajo de la línea internacional de la pobreza, establecida en US$1.9 por persona por día. La desesperación por problemas económicos empuja a muchas comunidades a talar los bosques para dedicarse a la agricultura de subsistencia, obtener leña para fuego o extraer madera que se vende de forma ilegal y por precios mucho menores a su valor real, perpetuando así el ciclo de la pobreza y de destrucción ambiental.

La importancia de los derechos territoriales de los pueblos indígenas

Una alarmante cantidad de 29,7 millones de hectáreas (73,4 millones de acres) de bosque fueron destruidas durante el 2016, un área de tamaño similar a Nueva Zelanda. Aunque los expertos han brindado evidencia sólida de que asegurar los derechos territoriales de las comunidades indígenas forestales ayuda a mantener bosques más fuertes y sanos, la mayoría de estas comunidades aún carecen de derechos legales sobre sus tierras ancestrales.

 

Nuestro trabajo con la gente

La seguridad económica y el bienestar de las comunidades agrícolas y forestales es un elemento clave en nuestra visión a largo plazo de volver a balancear el planeta. Por esa razón hemos incluido en nuestros programas de certificación estrategias concretas para apoyar el bienestar ambiental, económico y social de las comunidades rurales alrededor del mundo. Aunque la capacitación y la certificación por sí solas no pueden acabar con la opresión arraigada y sistemática que sufren muchas poblaciones, sí son herramientas poderosas para lograr un cambio incremental, positivo y de amplio alcance.

Nuez ramon - foto por Sergio Izquierdo

Igualdad de oportunidades para las mujeres: un elemento esencial del desarrollo sostenible

Cuando las mujeres que son productoras agrícolas reciben acceso igualitario a recursos, educación, financiamiento y derechos territoriales, ellas logran aumentar la productividad de las fincas entre 20 a 30 por ciento. Conozca más »

 
 
Productor

Agricultores kwichas de la Amazonía ecuatoriana le dicen sí a las buenas prácticas

“Quiero que mi finca esté bonita y sea una parcela de ensayo para que otros socios miren y aprendan a cultivar con buenas prácticas porque es la única forma de mejorar nuestra salud, nuestra educación, pues es nuestra fuente de ingresos, de vida”. Vicente Tanguila, agricultor kwicha, Ecuador. Conozca más »

Estudiantes en Calakmul, Mexico

Los jóvenes descubren un mundo de posibilidades en el bosque

Conocer el potencial de los bosques que los rodean y las oportunidades que les ofrecen es parte de la estrategia de un programa que procura evitar la migración de los jóvenes de las comunidades forestales de México y con ella la pérdida de su talento. Conozca más »

 

Nuestro impacto

Apoyar el bienestar económico y social de las comunidades rurales está en el centro de nuestra misión. Nuestros resultados en el campo, comprobados con estudios independientes, demuestran que las oportunidades para tener medios de vida sostenibles pueden detener el ciclo de destructivo de la pobreza y la deforestación al mismo tiempo que promueve una cultura de conservación.

Construyendo una economía forestal sostenible

Cerca de 15.000 personas están empleadas directamente en la industria de la nuez de Brasil en la región de Madre de Dios, en la Amazonía peruana. Hemos capacitado a comunidades indígenas en esta región en métodos sostenibles de cosecha y procesamiento que les permitieron incrementar sus ingresos de forma dramática. Nuestras comunidades aliadas en Madre de Dios han ganado aproximadamente US$1,5 millones.

Aumentando los ingresos en las comunidades rurales

En un estudio que comparó fincas certificadas Rainforest Alliance con otras no certificadas, los investigadores encontraron que el ingreso neto promedio en las fincas certificadas en Costa de Marfil era de US$403 por hectárea, mucho más alto que los US$113 por hectárea que se registraron en fincas no certificadas.

Mejor acceso a la educación

En Colombia, un estudio realizado en 2013 encontró que los niños en fincas Rainforest Alliance Certified permanecían en la escuela dos años más que los niños de agricultores en fincas no certificadas (completando 13 años de escolaridad versus 11 años en el segundo caso).

Search form