Bananos con el sello Rainforest Alliance Certified

Países productores de banano donde trabaja Rainforest AllianceJasmina Lira, una trabajadora bananera que cría sola a sus tres hijos, cambió el curso de la vida de su familia cuando consiguió trabajo en la Finca Santa Marta, una plantación bananera con el sello Rainforest Alliance Certified™ en Limón, en la costa del Caribe de Costa Rica. Lira representa el nuevo rostro de la fuerza laboral del cultivo sostenible del banano. Ella estáa la vanguardia de una revolución en una industria mundial estimada en $5.000 millones que una vez fue sinónimo de abusos laborales, deforestación desenfrenada y la ruina de quebradas, ríos y arrecifes de coral. En la década de 1990, Rainforest Alliance comenzó a trabajar con socios locales incluyendo ONG, científicos, líderes comunitarios y productores para transformar esta destructiva industria, estableciendo la primera norma para la producción responsable de banano.

Más de 1.600 fincas bananeras están protegiendo la salud de casi 109.000 hectáreas (269.000 acres) de tierra por medio de la capacitación y la certificación Rainforest Alliance.

Apoye este trabajo vital »

Apoyando los productores y las comunidades

Supporting Farmers and CommunitiesRainforest Alliance trabaja con las fincas bananeras para ayudarles a conservar sus recursos naturales y promover el bienestar de los trabajadores y las comunidades locales. Las fincas de banano con el sello Rainforest Alliance Certified se someten a auditorías anuales para asegurar su cumplimiento con rigurosos criterios sociales diseñados para proteger a los trabajadores, sus familias y las comunidades cercanas. Por ejemplo, mientras que la certificación Rainforest Alliance requiere la eliminación gradual de plaguicidas peligrosos, las fincas deben proveer capacitación extensiva en seguridad, equipo de protección y estaciones de lavado a los trabajadores que manipulan agroquímicos mientras se estén usando, para evitar que los trabajadores — y sus familias y comunidades — sufran de exposición. Al igual que otras fincas certificadas, la Finca Santa Marta en Costa Rica ofrece atención en salud y transporte subsidiado a los empleados.

Protegiendo el suelo y las vías acuáticas

La industria bananera en algún momento fue tristemente famosa por talar bosques tropicales, contaminar las vías acuáticas y usar agroquímicos peligrosos que los trabajadores cargaban sobre sus espaldas. Las bolsas plásticas impregnadas de plaguicidas, que las fincas usan para proteger el banano durante su crecimiento, ensuciaban las márgenes de los ríos y las playas cercanas a las plantaciones, al tiempo que la escorrentía de agroquímicos y la erosión bloqueaban los ríos, ahogaban los impresionantes arrecifes de coral de la región y mataban la vida marina.

Hoy en día, las fincas bananeras con el sello Rainforest Alliance Certified forjan un camino hacia un mejor futuro. Ahora reciclan las bolsas plásticas y otros desechos; restauran y protegen el suelo que rodea las plantas de banano; siembran vegetación a lo largo de los ríos y quebradas para crear zonas de amortiguamiento y reducir la erosión; eliminan los agroquímicos más peligrosos y controlan estrictamente la aplicación de aquellos que sí usan; reducen el consumo de agua e instalan sistemas de filtración para tratar el agua utilizada en el proceso. Un estudio independiente de fincas bananeras en Ecuador demostró que las fincas Rainforest Alliance Certified tienen un desempeño significativamente mejor que las fincas no certificadas en cuanto al manejo responsable de la tierra.

Mejorando los ingresos

Mejorando los ingresos Rainforest Alliance proporciona a las fincas bananeras las herramientas para cultivar sus productos de manera más eficiente. Al conservar el agua, producir compost y reducir el uso de agroquímicos, los productores no sólo protegen la salud de sus suelos, sino que economizan dinero. También les ayudamos a negociar mejores precios y a administrar sus fincas de manera más eficiente, lo que ayuda a mejorar su rentabilidad. Y al pagar salarios dignos — y tratar a sus empleados con respeto y dignidad — las fincas certificadas disminuyen la rotación y mantienen una fuerza laboral productiva y eficiente. Lira, por ejemplo, está comprometida con la Finca Marta porque ahora puede mantenerse ella y a sus hijos con un buen salario y beneficios sociales completos. Este ciclo virtuoso es apoyado por el crecimiento en la demanda de banano certificado por parte de empresas grandes como Chiquita y Favorita.

Eriberto Ruiz

Historia de un trabajador bananero

"Me gusta mucho mi trabajo y la gente que trabaja aquí. Aquí hacen las cosas diferente y son justos con los trabajadores."
—Eriberto Ruiz, trabajador bananero, Finca Santa Marta, Costa Rica

Lea su historia »

Conozca más

Search form